domingo, noviembre 26, 2017

... son las cinco'ela mañana ...

Son las cinco'ela mañana y yo no he dormido nada... jaja

Cuando una se vuelve madre, cambian muchas cosas... una de ellas es que antes mi hora de salir de pachanga era entre 9 y 11 de la noche y ahora, una se puede quedar dormida a las 9 de la noche (o antes) cuando "va a acostar a su bebé".

Y sí, me quedé dormida muy temprano (como muchas otras veces desde hace algún tiempo) y que me despierto... y que ya no me puedo dormir... y ya son las 5 de la mañana y ya me cansé de pensar y pensar en todas las cosas que me preocupan y ocupan mi cabeza, como:
• Lograremos ahora sí el trámite de compra-venta de un nuevo hogar (después de una bateada, una estafa y una echada pa'trás)?
• no cené y ya me dio hambre
• lista mental y en papelito y en celular de los pedidos que tengo que entregar y cobrar
• no olvidar las medicinas
• que pinche frío hace / #narizcongelada #narizotas #rudolphismyname
• tengo un buen de pendientes (que por estar encerrados por dos semanas con hijos enfermos no he podido avanzar)
• ya me fui a echar un cerealito
• cómo hacer más dinero
• mi bebé, cómo la amo
• mi hijito, voy a ver que no se destape, aw me da ternura
• como puede ser que esta chamaca me tiene en la orillita de la cama
• ah pues así como yo dejaba a mi mamá en la orillita de su king size!
• me gustaría ver a mis amigos
• me gustaría ir a visitar a mi hermana
• tengo eventos que seguir planeando y pagos a proveedores que no puedo olvidar
• ojalá mañana nos vayamos a desayunar a los bisquets jaja #sisoygorditayque
• llevan toda la noche tronando cuetes carajo!
• tengo que recoger mi desmadrito y llevarlo a casa de mi papá

Y así y más desde hace como 3 horas que me desperté...
Mejor voaver si me puedo echar una pestañita antes de que mi querubín despierte de madrugada

viernes, agosto 18, 2017

... miabilcitita ...

Llegó la semana 39, en la que según yo llegaría Abril, ya que como mi primer bebé llegó en la 39, yo no le daba más tiempo que eso en la panza a mi Abril, y pues tómala barbón, naya ye naya...

Empecé a sentir contracciones varios días en la noche, pero todas eran falsa alarma... hasta el 14 de marzo, que me empezaron a las 3:30 de la tarde cuando íbamos rumbo a zona azul por una malteadita. Empezaron y dije, bueno, quizá son falsa alarma también, les voy a dar chance de seguir y a ver que pasa (de cualquier modo pensé que terminando mi malteada ya no debería comer nada más por aquello del ayuno de 8 horas). 

A las 7:30 de la noche seguía con contracciones muy regulares, y un poco más intensas, así que decidimos llamar a mi doctora y nos dijo que mejor ya nos fuéramos al hospital. Dejamos a mi bebé (ya no tan bebé veá) con mis suegros y nos fuimos al hospital. Al llegar me revisaron y si, ya nos quedamos.

Desde ese momento me conectaron suero, y pues yo con la panza vacía, viendo anuncios de hamburguesas deliciosas en la tele, y para la media noche aún no había señales de la chamaquita, es más, según yo hasta disminuyeron las contracciones... Me dormí y a las 5 de la mañana me pusieron oxitocina para inducir el parto.

A las 11 de la mañana, si, 6 horas después, empecé a sentir contracciones de nuevo rítmicas y poco fuertes. A las 2 de la tarde un poco más fuertes pero aún nada... Como a las 5 llegó el jefe de ginecología y me preguntó en qué nivel iba mi dolor, y que si ya me ponía la epidural, a lo que contesté que me parecía excelente idea! Me bajaron al quirófano y me pusieron la epidural, insisto, qué cosa más complicada de poner, pero qué aliviane da.

Para las 6 de la tarde ya había bajado memo al quirófano y yo ya estaba lista para pujar, porque ahora sí sentí ganas de pujar, son realmente muy fuertes y se siente como que necesitas pujar... de dos pujadas que casi me desmayan (pero no me desmayé porque pensé: si me desmayo orita mi bebé se va a quedar atorada a la mitad y ahí sí qué desmadre), salió mi abrilcitita y de fondo musical teníamos Dancing Queen. Obviamente me solté llorando, y es que aparte de que estaba naciendo mi hija, sonaba dancing queen, cosa que me encanta pero a la vez me da mucha tristeza. Recordar las canciones de abba me dan demasiada melancolía, ya que de lo último que hice con mi mamá fue ver la película de Mamma mía y recuerdo que no sabía qué hacer ni qué pensar...

Pero regresemos a mi bebé, después de tantas horas de contracciones por fin la tuve conmigo, bonita cachetoncita, y con toda su vida por delante.

Y así tan rápido ya cumplió 5 meses, y han sido 5 meses de felicidad. Mi niña es risueña, una linda, come y duerme muy bien, y todo ha sido mucho más relajado con ella. Luego dicen que el segundo hijo se siente como de bajadita, y sí. Como ya sabes medianamente lo que estás haciendo, ya no tienes tanto estrés, y bueno, ya no puedes enfocarte tanto en cosas de primerizos porque pues ya tienes a otro chamaco dando guerra... (y que claro, por eso me tardé 5 meses en publicar este post jaja)

Mi pequeña, te amo tanto y sólo quiero que sepas que te deseo una vida plena, dichosa.

... ¿dónde quedo yo? ...

¿Dónde quedo yo?
Ayer mientras brincaba como loca en mi tercer (y mejor) concierto de hanson, hacía kegels para que no se me saliera la pipí... entre que me daba risa y pensaba, "chale creo que ya estoy viejita para esto", o "mañana no me voa poder mover" no me detenía y seguía saltando, bailando, cantando y gritando.

Y esque a mi siempre me ha gustado ser así, cantar con todas mis ganas, bailar como siento la música, y ser feliz... ser feliz.

Estos últimos meses (o años) he olvidado a veces cómo era, así pues, siempre muy feliz; y sí, yo se que la vida te pone pruebas pero siendo realistas, a mi me ha ido bastante bien, no me puedo quejar ni tantito de nada; tengo una vida bastante privilegiada diría yo, y no me refiero a lo económico (aunque claro que es importante y afortunadamente no me falta nada), sino a lo realmente importante, salud, familia, amor.

Pero no nos desviemos del tema, mi pregunta es ¿dónde quedo yo? Y esque me surgió la duda bien cañón. 
O sea, mi papá nos cuenta que mi mamá era muy aventada, que se subía a las montañas rusas, y recuerdo que mi mamá nos contaba que iba en la estudiantina y que tocaba la guitarra... 
La mamá que yo recuerdo, aunque sí muy feliz, para nada era aventada, es más, yo la llamaría preocupona, protectora, precavida... 
Y me pongo a pensar... ¿Tener hijos cambia quién eres en realidad? Y bueno, pa acabar pronto, ¿quién eres en realidad? ¿Tu personalidad real es aquella que se potencializa en tu juventud? (Una vez que has pasado la terrible adolescencia y medianamente sabes qué quieres hacer de tu vida y de ti mismo). Y cuando uno crece ¿dónde queda aquella persona? ¿Si uno vive hasta hacerse viejito, cual es su verdadera personalidad, o sea, la de qué etapa de tu vida; o todo se va acumulando? 
¿Si no tienes hijos, conservas más tu personalidad, tu forma de ser y de pensar que no están influenciados por nadie más? ¿Eso te hace inmaduro? 

Tengo una familia muy extensa y tengo primas y primos con y sin hijos, y la verdad a veces me pongo a pensar si al no tener hijos uno se queda más fiel a su versión joven... ¿saben a lo que me refiero? 
Sin hijos uno no se vuelve preocupón, no tienes todo el tiempo ese miedo de que le vaya a pasar algo a tus pequeños, y esque yo la verdad no quiero vivir con miedo, pero me da terror simplemente pensar que algo malo les pase... 

Y no quiero que me malentiendan, pero no me quiero perder a mi misma, no me quiero convertir en mi mamá que se convirtió en una persona que se deshacía en hacer cosas para ayudar a los demás; pero se olvidaba de ella. Y no es que no la admire ni que no la ame ni que no la extrañe demasiado, la admiro, la amo y la extraño montones, pero siempre sentí que mi mamá tenía mucho más que dar, que tenía dentro de ella algo más, mucho talento, y lo peor es que ni siquiera sé exactamente que era. Mi mamá era excelente bailarina, amaba bailar eso sí lo recuerdo perfecto, amaba la fiesta, amaba el francés, y amaba a su familia. Pero no se de qué se quedó ganas mi mamá, bueno, se quedó con ganas de conocer Florencia, ¿pero qué más? ¿De ser piloto de carreras? ¿De trabajar? ¿De dar clases?

Me da cosa pensar que mis hijos van a conocer a su mamá y no a la que yo conocí y fui... ¿cómo le hago para no perderme? ¿Dónde quedo yo?

jueves, marzo 02, 2017

... abril en marzo ...

Pues sí, este año Abril llega en Marzo ˆ–ˆ

Voy en la semana casi 38 de este embarazo que me ha costado un poquito más, pero igual estoy feliz, porque viene en camino mi pequeña Abril o'neal.

Muchos ascos, muchas guácaras, mucha gripa, mucha tos, mucho moco, dedos dormidos, espalda adolorida, más estrías (más), más cansancio, anemia again... peroooo menos agruras y mejor comer! yujuuuu

Entre todo lo que hago, trabajo, organizo y vendo, más mi pequeño huracán (que apenas pasa y deja un tiyayeyo) y que además está aprendiendo a ir al baño (cómo sufrimos todos jaja) al parecer todavía no me cae el veinte de que en menos de dos semanas tendré a mi pequeña cachetona en brazos, empezando de nuevo todo el proceso.

Su cuartito está casi listo, maleta del hospital y papeles, hay que esterilizar mamilas, sacaleche, lavar carriola, armar huevito...  O sea, podría decir que estoy 80% lista... creo...

A pesar de que ya lo viví una vez, no se qué pensar, no se qué esperar, estoy un poco aterrada pues ya tengo un pequeño bebé que ya no es bebé, que está acostumbrado a ser el único... Además estoy acostumbrada a bebé niño, pero bueno, siendo mujer creo que tengo ventaja... creo...

Yo sé que todas las mamás con más de un hijo han pasado por esto, y creo que todas la han librado bien, así que eso me tranquiliza y creo que puede ser fácil, algunas amigas me han dicho que "el segundo es como ir de bajadita" así que creo que todo puede resultar bien... creo...

Abril, si antes me gustabas, ahora me gustarás más...

Abril, en marzo te espero...

Abril, te amo

martes, septiembre 27, 2016

... caminito de la escuela ...

A finales de agosto mi bebé, que creo que ya no es bebé, entró a la escuela.

El primer día, en cuanto lo dejé, sí se me salieron las lagrimitas, yo creí que no, pero sí. Y es que sentí que me lo arrebataron y se lo llevaron, jaja pero pues así es, se lo tienen que quedar, no me puedo quedar con él en la escuela, no? En general todos los lunes y martes nos cuesta trabajo la dejada en la escuela, pero ya pal miércoles es más sencillo, y el viernes de plano llega saludando a las misses desde la esquina de enfrente. Y cuando lo recojo siempre le pregunto "¿Cómo te fue? y me contesta: "bieeeeeeeeeen"! así que puedo suponer que sí le gusta y sí se divierte.

Y bueno, qué puedo decir, el crecimiento que ha tenido en este mes, ha sido impresionante; no se si se deba sólo a la escuela, o a que se juntó con que ya tiene dos años, y se soltó a platicar, ah porque ahora ya platica, ya hace frases de 3, 4 y hasta 5 palabras juntas "oh no, mimi thomas cayó shopa buno", ah claro, porque ahora, ya se dice buno, ya no más tamal, ni otro nombre, ahora sí es buno.

Ya se sabe los colores, veye, azhul, jojo, ajana, maillo, nego, cafí, aún le faltan el rosa, el morado, y bueno, obvio que no lo presionaré a que se sepa tooooodos los colores tan hermosos que existen ˆ–ˆ .

Lo de la contada aún no se le da muy bien, siempre cuenta: tess, dosh, tess, dosh, cato... jajaja. Igual lo practicamos cada día, no me preocupa, algún día lo logrará.

Lo que me interesaba de la escuelita era que socializara con otros niños, que aprendiera a compartir, pero bueno, tiene un compañerito de salón, UNO! jajaja creo que no me salió muy bien mi plan, pero supongo que si aprenderá que hay que compartir... Aunque ahora cuando no quiere compartir, o se quiere defender, ruge, si, ruge... #posyaquehago

Ahora pide que le cante canciones de todo, literal de todo, de llantas, de camiones, de animales, de todo lo que va viendo. También se va aprendiendo canciones, las vamos cantando juntos y lo dejo decir las últimas palabras de cada línea. Lo dice tan bonito (obvio). "canshón prrrr" (canción papá elefante)

También los animales le encantan, se los conoce toditos, y bueno yo he tenido que hacer mi tarea, aunque sea con Go Diego Go, que le fascina, he conocido clases de ranas "yana boicla", clases de llamas que yo no tenía ni idea que existían,  de lémures, etc.

De sus animales favoritos, creo, además de los dinosaurios, es el hipopótamo "popotano", el tiburón "potonón", el pulpo "pupo", el rinoceronte "osonte", cerdito "ceito", elefante "fante".

Hoy, que es cumpleaños de mi mamá, le van a tomar sus fotitos, espero que salga muy guapo, con esos ojotes y esa sonrisa tan hermosa que me vuelve loca. A ver si mi mamá se le aparece y lo hace reír o algo, ojalá.

... otro 27 más ...

Otro 27 de septiembre, otro más que no estás aquí con nosotros mamita. Y sigue doliendo, mucho, todos los días pienso en ti, pero ya no me pongo triste, tengo muchas cosas por las cuales ser feliz. Tengo un esposo grandioso, que me ama, y que lo amo, que me hace reir, y que me gusta su barba ˆ–ˆ  tengo un bebé divino, que me vuelve loca de amor con cada cosa que dice y hace, tengo otro bebé creciendo en mi pancita, que vaya que si me va a crecer la pancita esta vez.
Tengo además una familia maravillosa, mi papá y mi hermana que no importa que estemos lejos siempre nos decimos buenos días, (buenos días alegría, como tu decías). Mis tíos y primos que siempre estamos en contacto, igual, dándonos los buenos días y apoyándonos. Mi familia política que también son a todo dar, y nos han apoyado siempre en todo.

Pero el punto es que tu no estás aquí, no físicamente, y sí te extraño, siempre mamichi, siempre. Pero te veo y te siento en mi, en cada cosa que hago igual que tu, como me lavo los dientes, como tomo mi agua por la noche, como me acuesto a ver la tele, y como a veces se me antoja ver películas mexicanas en blanco y negro. Aunque te siento todos los días cómo me gustaría que estuvieras aquí, aunque sea que pudiera verte una vez al año, en tu cumpleaños, cantarte las mañanitas, brincarte encima en la cama, aplastarte y abrazarte y besuquearte, ponerte el huapango de Moncayo o hasta tu música religiosa que tanto te gustaba, hacerte un cafecito con dos galletas y convencerte de que te fuéramos a comprar algo de regalo para tu cumple, aunque "no lo necesites".

Me encantaría que pudieras jugar con mi hijo, cantarle tooodas las canciones de toooodo lo que pide, porque seguro tu le inventarías todas las canciones que te pidiera, así como me las pide a mi... "canshón tortor", "canshón cocoilo", "canshón botot" y de verdad que te morirías de risa de todo lo que dice, se que lo amas y lo cuidas desde allá pero yo te quiero aquí.

Cada día que pasa te entiendo un poco más, y pienso que fui muy dura contigo y lo siento mucho, mucho mamichi, pero bueno, yo que iba a saber, yo era una tonta adolescente, y luego fui una tonta adulta que no entendía muchas cosas... hasta ahora las voy entendiendo...
También ahora entiendo por qué a veces te quedabas dormida viendo la tele, por qué a veces estabas tan cansada, pues cómo no, si te la vivías haciendo cosas por todos, llevándonos a todos lados, y cuidando a todos, grandes y chicos, a todos tus sobrinos que tratabas como hijos, a tu mamá, a tu papá, a tus hermanas...

Se que se puede vivir sin ti, lo sé, pero cómo me gustaría que no tuviera que hacerlo.

Te extraño cada día mamichichi, feliz cumpleaños, donde quiera que estés. Te amo!



domingo, julio 31, 2016

... dosh o tess ...

Mañana empieza el mes en el que nació mi hijo, así es, ya cumple dosh! Como siempre escribo y seguiré escribiendo, me sorprende ver lo mucho que crece (por fín pasó los 11 kilitos) y aprende cada día, me mata de la risa con sus ocurrencias, y lleva dos semanas como periquito, repitiendo absolutamente todo.

Si, repite todo... todo... el otro día estábamos escuchando música de memo, cuando de pronto empezó la súper famosa y fina canción de Molotov, Puto; mi hijo por supuesto, empezó: Puto? Puto? Quitamos de inmediato la canción y tuvimos que decirle, "Si mi amor, Pluto" a lo que siguió: "Puto? Ochurus?" (oh toodles, de la caricatura de Mickey Mouse) Y ahí supimos que habíamos logrado librar la situación.
Mi hijo no era hablanchín, pero en estas dos semanas empezó a hablar como si ya supiera hablar todo, hace combinaciones de dos palabras, "cama mamá", "ya no", "brrm chocó" "pop gane" "oto mash" "basss noo!" "basss men", y lo mejor: "t'amoooooooo" (a veces se me echa encima y jugamos a gritar "t'amo" a ver quién lo grita más fuerte y más largo, lo amo, lo amo, lo amo)
Sabe perfectamente lo que le preguntas y te contesta, "Quién se echó un pun? - Bassss" y se ríe. Me pide que le cante la canción "shol? shol?" y mueve su cabecita, ay señor sol, sol, dame tu calor, brilla sobre miiiii...
Se sabe el nombre de todas las caricaturas que le gustan, mizyaka, chuck, ochurus, daz (blaze), bababagá, doc, peppa; y los cuentos que le gustan: mate, buzz, "pa-tu-pa-tu, en vez de fifafofum (el del gigante y los frijoles mágicos), o pide "coto?" cuando quiere un cuento corto; y por supuesto sus juguetes favoritos: tomás (que no es Thomas pero si es tren), Gonon, Annie, Mizyaka, Bimi (boomer), Ham, Cas (Rex), tutú, camóm, baco, moto.

Sabe grande, chiquito, arriba, abajo, mamá y bebé (cuando ve por ejemplo animalitos o una nube grande y una nube chica jaja), caliente, sóplale, y estamos trabajando arduamente en Por favor (dice algo como "trip tó") y gracias "ashas". Sabe dosh, tess, cato, y como que de repente más números y cuando ve el reloj de la pared siempre dice que son las TESS!!! y me dice para que yo le diga: Ay dios mio, son las 3, es hora de...

Sabe Papi, Titish, Ayi, Po, Pollo, Ana, Babi (la vecinita que ni vemos, pero se sabe su nombre jaja)... Si, se sabe en especial nombres de mujeres, y por supuesto nunca dice el suyo: ¿Cómo te llamas? "bass, tamal, chuck, daz, gonon, cas"... lo que sea menos su nombre y se muere de la risa.

Se enoja, se pone triste y hace berrinche, afortunadamente sus berrinches son bastante aceptables. Se emociona, se esconde, hace bromas, se ríe de sus bromas, se tapa los ojitos, salta, echa carreras (y siempre pide que le digan: en sus marcas, listos, fuera!), limpia cuando se le cae el agua, barre, recoge sus juguetes, se pone los crocs (al revés generalmente), ya se ríe o se enoja o se asusta con las caricaturas, y hoy fuimos al cine a ver su tercer película.

Poco a poco le he ido diciendo que los bebés grandes de 2 años ya se vuelven niños, ya avisan cuando quieren hacer pipí y popó, ya van a la escuela y tienen amiguitos...

Para festejar sus 2 añitos queríamos hacerle una fiestita que siento que cada vez se va haciendo más grande jajaja, esperemos que al final no resulte un fiestón loco.

Me tiene en la baba este chamaquito, y me da mucho gusto ver que todo lo que le hemos enseñado lo va aprendiendo perfecto. Lo amo demasiado.

miércoles, enero 13, 2016

... vecinos ...

Durante toda mi niñez quise tener vecinos como en las películas, de esos que te sales a jugar con ellos, que los invitas a tu casa, que son tus amigos... pero mi mamá nunca nos dejó salir a jugar solas a la calle (teniendo un parque justo enfrente de la casa), y pues básicamente eso dificultaba el hacer amigos. No conocíamos a nadie de nuestro vecindario, más que a los señores de la tiendita, la papelería, y algunos localitos que estaban también justo enfrente de mi casa. Si acaso conocíamos a unos vecinos, recuerdo el nombre de "gerry" que tocaba la batería pero era mucho más grande que yo; también alguna vez me llevé con mis vecinos de al lado, que uno de ellos tenía mi edad, y bailaban break dance y me invitaban a su casa a verlos bailar, y una, sólo una vez salí a patinar al parque con ellos, y uno por querer lucirse se metió santo madrazo...
Cuando "gerry" se fue, llegaron unos nuevos vecinos, una familia cuya mamá era (y sigue siendo) la persona más agria, mamona y odiosa del mundo... Sólo a mi papá le cae bien, obvio. Además se les ocurrió "remodelar" su casa, lo único que hicieron fue construir un piso más que tapaba todo el sol de mi cuarto, y se les acabó el dinero... a la fecha sigue sin terminarse.

Cuando ya tenía como 24 años pude disfrutar de tener un vecino al cual podía ir a su casa, ensayar, y pasar el rato, y ni siquiera lo conocí por ser mi vecino, si no que coincidimos en unas audiciones y nos empezamos a llevar.

A veces mi hermana y yo conocíamos gente en fiestas (o como dije en audiciones) o en otros lugares que resultaban ser nuestros vecinos y todos nos conocían, sabían a qué escuela íbamos o qué carro teníamos, es más hasta se atrevieron a decir que si vivíamos en la casa de las brujas jajajaja (porque nos la vivíamos gritando en el patio pura burrada).

Cuando me casé y nos mudamos a un departamento, estaba muy emocionada porque al fin iba a tener más vecinos con los cuales convivir. Según yo quería hacer unas galletitas y subir a cada departamento a conocer a mis vecinos (what?) pero afortunadamente nunca lo hice jajaja. Me bastó con un día y una noche para conocer las mieles de tener vecinos arriba.
No es por ventilar a nadie, pero mis vecinos de al lado tenían un gato (el pinche moro) que se metía a mi casa, los de arriba movían, no, no movían, arrastraban sus muebles a las 5-6 de la mañana y luego de nuevo a las 11 además que el papá de la familia era mecha corta y se peleaban a cada rato, dramas de la categoría telenovela del 2 (soooon unas pendeeeeejas, me voyyy de la casaaaaa... noooo papáaaa no te vaaaayaaaaas); los de arriba al lado, tenían una suegra que fumaba desde la ventana y aventaba las colillas a mi patio; los de hasta arriba era una pareja de viejitos que nunca tuve ninguna queja de ellos, y nuestro casero, que se murió y lo vi muerto y tieso en su sillón (triste historia).

Después de 2 años nos cambiamos a una casa, y dije, qué bien, por fin no tendré vecinos molestos arriba, jaja. Y en eso, como a los 2 días llega una gitana a mi casa a decirnos que si le prestábamos dinero, que era nuestra vecina del 22... Bueno, pues esos vecinos fueron los peores... nos robaron cosas, que horror. Los de al lado se salían a fumar a la calle, en pijama, con su café, todos, como 5 personas, los de atrás como que estudiaban teatro musical y se la vivían cantando, no tengo nada en contra de eso, pero que fueran entonados de perdis!

Y al fin llegamos a esta casita, donde tenemos vecinos arriba. Mi vecina taconuda me hizo pasar unos momentos difíciles con mi bebé recién nacido, juro que iba a regalarle unas pantuflas, ah y su celular vibraba todos los días a las 5:30 am, y vibraba en todas las paredes de mi casa; pero afortunadamente se mudaron. Tuvimos unos meses de maravilloso silencio, hasta que llegaron los nuevos vecinos.
Se estrenaron la primera noche taladrando a las 11:30 de la noche, de plano tuve que ir a decirles que se callaran. Así que conocí a la vecina, y muy linda me dijo que perdón, y que blablabla. Intercambiamos teléfonos y pensé, tal vez podría ser amiga de esta vecina. La noche siguiente, su pequeña hija empezó a PATINAR, si, a patinar a las 11 de la noche. Es en serio? Qué les pasa!
Tuve que volver a decirle que se escuchaba un ruideral acá abajo y que tenía a mi bebé dormido...
El chiste es que mi vecina también es taconuda, empieza con su taconeo a las 6 de la mañana, recorre toda su casa de pe a pa unas 6 veces todas las mañanas, corriendo... Y luego llega como a las 9, y deja entrar a su perrito (tacatacatacataca suenan sus patitas) y su hija que es pequeña y no se por qué a esas horas sigue despierta, no se le acaba a pila como hasta las 11:30.

En fin, creo que la idea de ser amigos de los vecinos ya no me pinta tan bonito y después de estas experiencias me pongo a pensar... ¿No será que la vecina odiosa soy yo?

lunes, enero 04, 2016

... 2015 - 2016 ...

Pues otro año se nos va, cada vez más rápido que el anterior. No se si esto se deba a que uno se va volviendo viejo y cada vez aprecia más los buenos momentos y no quiere que el tiempo siga pasando para seguirlos disfrutando; aparte creo que es porque me da nerrrrvio ver crecer a mi chamaco tan rápido. Hoy que lo vestía después de su bañito, lo vi enorme, largo largo, ya con cuerpito de niño, y no de bebé. Me da tristeza que ya no sea un bebé, aunque yo lo sigo viendo como mi bebito, mi chiquito, y seguramente cuando tenga 34 lo siga viendo así ˆ–ˆ
Mi bebé no bebé ya habla en su idioma, muchísimo, me explica cosas, me platica cosas, juega un montón, ya entiende perfecto todo, dice No y dice Oh ño!, hace favores, mandaditos, le encantan los trenes, los libros con solapas y cosas que se mueven, los dinosaurios (y hace grrrr), los coches, camiones, motos y peppa pig, corre, se sube a la silla y luego a la mesa, trepa la escalera de la resbaladilla y se avienta solito, conoce cabeza, ojos, manos, boca, dientes, lengua, nariz, orejas, pies, panza, ombligo. Sigue durmiendo (casi) perfecto todas las noches y ya está en la transición a una siesta al día.

Otro factor que favorece que el tiempo se vaya más rápido, son las fiestas, y las visitas. Mi hermana vino de visita, y bueno, obviamente yo contaba los días para su llegada, y pasaban rápido uno tras otro hasta que llegó, y luego los días de su estancia pasaron más rápido aún, uno tras otro hasta que se fue. Y esque entre sus hijos y el mío, nuestros horarios, alistarnos y estar en casas separadas, nos estábamos viendo a partir de medio día, porque toda la mañana era un caos. Pero estuvo bien su visita, muy paseados, muy festejados. Vio a sus amigas, nos llevamos a su hijo a una fiesta con mi niño, fuimos a varios parques a jugar, nos fuimos a Cuerna al calorcito rico, vio a la familia de mamá, a la familia de papá, vimos películas, fuimos al cine, y por supuesto comimos de todo!!! Y obviamente cuando la llevé al aeropuerto lloré, y lloré todo el camino hasta que llegué a mi casa, torturándome con José José (porque le encantaba a mi mamá). Bu. Me da coraje que viva tan lejos y no nos podamos ver tanto.

Pero me gusta que venga, hace la temporada de fiestas más llevadera. La verdad es que desde que mi mamá murió, esta época no me gusta nada, desde que empieza diciembre me da fuchi todo, todo, todo. Cada que hay una reunión, una fiesta, posada, navidad, año nuevo, cena o lo que sea, me da coraje que ella no esté, me da tristeza, me da nostalgia, me siento hueca, gris. Conforme pasa el tiempo si me voy sintiendo mejor, obviamente los primeros años son los más pesados, yo espero que al seguir pasando el tiempo, las cosas vayan cada vez mejor, pero yo se que nunca la voy a olvidar, ni su carácter, ni sus ganas de estar en la fiesta con sus hermanas, ni su tequilita, ni su cigarrito, ni sus chistes, ni sus gestos, ni sus manoteos, ni su voz tan fuerte que no, no era de enojo, simplemente "así era su voz".

Cuando uno cambia de año siempre hace un recuento de cómo le fue, de las cosas que hizo y dejó de hacer, de las que se arrepiente y de las que repetiría, de los amigos nuevos y los perdidos. Yo no me puedo quejar, 2015 fue un año pleno, mucho aprendizaje al lado de mis perros, muchos viajes, muchas alegrías. Espero que este año nuevo venga lleno de esperanza para el mundo, ganas de actuar y realmente actuar por un mundo mejor, mucho trabajo y bien remunerado, salud y mucho amor y seguir aprendiendo al lado de mis perritos lindos que tanto amo (gran perro, perrito y perritito).

Gracias Dios, gracias.